Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador.
ACEPTAR
/ Blog / Gas natural (GNC) vs gas licuado de petróleo (GLP): diferencias y semejanzas

Gas `n´ Roses

El blog donde te contamos con ritmo cómo es tu nueva energía

Noticias del sector

Gas natural (GNC) vs gas licuado de petróleo (GLP): diferencias y semejanzas


Descubre las diferencias y semejanzas entre el gas natural y gas licuado de petróleo

Uno es metano, que se obtiene en procesos de descomposición, y el otro es un elemento que nace con la destilación del petróleo. Descubre las diferencias y semejanzas entre ambos y mejora el conocimiento de tu energía.

El gas es un elemento cada vez más presente en nuestras vidas. Nos ayuda a calentar nuestras casas, el agua con la que nos duchamos, la sartén con la que cocinamos y, últimamente, incluso propulsa todo tipo de vehículos. Por ello, en este artículo queremos hacer referencia a las diferencias entre el gas natural (GNC) y el gas licuado de petróleo (GLP).

El gas natural está compuesto de metano y se produce de forma natural en los procesos de descomposición; y el gas licuado de petróleo es esencialmente butano y propano que se produce en el proceso de destilación del petróleo. Una de las cualidades que comparten ambos elementos es que no huelen a nada. De hecho, durante el proceso de refinado, mezclan estos gases con otros componentes o aditivos para que puedan detectarse y que no sean un riesgo para la salud.

Y, ahora bien, ¿para qué se utilizan estos gases? El GNC es más común. Muchas viviendas lo emplean para la calefacción, para activar cocinas, hornos, calentar el agua… y últimamente, se usa también para propulsar coches. El GLP es un gas que tiene diversos usos, pero se usa esencialmente como combustible para todo tipo de vehículos.

Y ¿cómo funcionan los coches de gas? Este tipo de vehículos cuenta con un doble sistema de inyección que permite que el motor funcione tanto con gasolina como con gas. Es decir, son bi-fuel, de tal forma que, si se queda sin gas, el conductor puede repostar en cualquier gasolinera y conducir con gasolina.

Una vez aclaradas las semejanzas, vamos con las diferencias:

  • El licuado. El GLP se puede almacenar de forma líquida con muy poca presión. Con tan solo 10 bar es suficiente. Sin embargo, el GNC necesita una presión mucho más elevada para convertirse en líquido (ronda los 250 bar).
  • La densidad. El gas licuado de petróleo es más denso que el aire. ¿Esto qué significa? Que se acumula en las zonas bajas. Es por ello por lo que muchos párkings subterráneos prohíben a los coches de GLP aparcar en sus plazas. Pues en el caso de que hubiera una fuga, el espacio se llenaría de gas acumulado hasta niveles que podrían ser peligrosos para la salud. El GNC es menos denso que el aire, por lo que tiende a acumularse en el techo y a disiparse con facilidad.
  • El espacio. El gas licuado de petróleo se puede licuar fácilmente. Lo hemos visto anteriormente. Esto conlleva que en 40 litros de volumen de este gas tenemos el equivalente en energía a 200 litros de gas natural.
  • El rendimiento. Como hemos dicho, estos gases se pueden emplear para propulsar vehículos. Pues bien, si usamos GNC, el coche perderá alrededor de un 20% de potencia. Sin embargo, si usamos GLP, apenas perderemos potencia. El rendimiento es prácticamente el mismo que si empleáramos gasolina.
  • El medio ambiente. El gas natural es más ecológico. Aunque es cierto que el nivel de emisiones contaminantes de ambos gases es muy similar, el proceso de obtención del gas natural es mucho más sostenible que el del GLP. No olvidemos que el gas licuado de petróleo depende un bien cada vez más escaso y contaminante.
  • Los surtidores. No estamos acostumbrados a ver surtidores de gas por la calle. Si tenemos un coche adaptado para poder circular con este elemento, lo difícil será encontrar una gasolinera que nos ofrezca este tipo de combustible. En España, la red de surtidores de GNC es muy escasa en comparación con la de GLP mientras que la red de gas licuado de petróleo es mucho mayor.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Una solución a las emisiones de efecto invernadero: energía a partir del gas natural Noticias del sector


El pasado mes de mayo lo despedimos con una ‘mala’ noticia para el medio ambiente en nuestro país. Según anunció la Agencia Europea del Medio Ambiente, España es el país de la Unión Europea (UE) en el que más han crecido las emisiones de gases de efecto invernadero desde 1990.

Movilidad y gas natural Noticias del sector


Mucho se habla de avanzar hacia una movilidad libre de emisiones. Y parece que el coche eléctrico será el protagonista. Y quizá lo sea, en el futuro. Pero aún a día de hoy, los coches eléctricos siguen presentando precios muy elevados. Con todo ello, el gas se sitúa como mejor opción en relación contaminación-precio.

La UE, comprometida con garantizar el suministro de gas natural Noticias del sector


Somos una compañía especializada en gas natural, lo que nos lleva a hacer un constante análisis del papel que desempeña el gas en el panorama energético, no solo nacional, sino también a escala global.